En el final de sus vidas. Como ser√° el √ļltimo adi√≥s.

Muchas veces, cuando llega la vejez de nuestras mascotas o cuando tienen una enfermedad terminal, me pregunt√°is sobre “¬Ņque pasar√° cuando la enfermedad lo haga sufrir?, ¬Ņcomo ser√° ese momento en que me tenga que despedir de mi gran amigo?, ¬Ņ √©l se enter√° de algo?”.

 

 

 

Esta semana he tenido que despedir a tres pacientes que los llevo viendo desde toda su vida. Todos han tenido vidas plenas, llenas de amor, y cuidados. Due√Īos maravillosos a los que les han llenado sus vidas, y ahora, en su ausencia, les han dejado un gran vacio.

 

Todos ellos, estos √ļltimos a√Īos, han tenido que pelear contra enfermedades graves y largas. Han tenido que venir a muchas revisiones y tratamientos. ¬†He acompa√Īado a sus due√Īos en sus ¬†d√≠as de alegr√≠a cuando todo iba bien, y en¬†¬†sus d√≠as de preocupaci√≥n cuando algo se complicaba.

 

 

Pero yo sabia que este d√≠a iba a llegar,el d√≠a que la medicina ya nada podr√≠a hacer por sus mascotas, el d√≠a que mis pacientes no ser√≠an solo las queridas mascotas, sino que serian sus due√Īos, el d√≠a que tendr√≠a que acompa√Īarlos para decir adi√≥s a sus queridos amigos.
El d√≠a que decides que tu amigo ya no puede mas, que su enfermedad le ha llevado al final, debes ser muy fuerte, m√°s fuerte que nunca. Debes decidir que no sufra, ser valiente y acompa√Īarlo en su muerte asistida, porque le quieres m√°s que nada, y porque no quieres verle sufrir.
El camino dif√≠cil ya esta hecho, ese √ļltimo paseo con ellos hasta llegar a la cl√≠nica.¬†Ahora, le ayudaremos a descansar, a que muera sin sufrir, y ser√° suave para √©l y para t√≠. Podr√°s abrazarlo sedado, tranquilo, podr√©is deciros adi√≥s, y que √©l sienta tu presencia hasta que se vaya de este mundo. Le ayudaremos a que sea un proceso tranquilo, sin dolor. Os acompa√Īaremos a √©l y a t√≠ en tu pena. Y podr√°s despedirte sabiendo que √©l no se enterar√° de nada.
Para mi nunca es f√°cil, pero¬†Teo, Urko y Dan, ir√°n siempre en el coraz√≥n de sus due√Īos y en el mio. Les he visto crecer, les he acompa√Īado en su vida, les he visto llenar la vida de sus due√Īos, y ahora, s√© que sus due√Īos sienten su vida ¬†vac√≠a, porque ellos ya no est√°n.

 

 

Y esos corazones nunca olvidaran esta pena, pero se hará más suave con el tiempo, más como un recuerdo y no como el gran dolor que es ahora.

 

 

Una vez le√≠ una historia, quiz√° te guste, o quiz√° no, pero yo a veces la cuento, y a veces ayuda…

Dec√≠a algo as√≠…… “Los perros viven menos que nosotros porque ellos son de un amor tan puro, que no piensan solo en ellos; ¬†ellos saben que¬†hay muchos m√°s perros esperando en perreras, en la¬†calle, en albergues, que familias capaces de amar; ¬†por eso, si vivieran tanto como nosotros, solo uno de ellos disfrutar√≠a de cuanto amor somos capaces de dar,¬†y los perros son tan nobles, que no quieren ese amor para ellos solos, quieren que otros perros puedan saber, como ellos, cuanto amor somos capaces de dar, conocer lo que es una familia, el calor de una cama caliente, el poder comer todos los d√≠as, que los curen cuando est√°n enfermos, correr, viajar, jugar, …. en definitiva, tener un hogar¬†como ellos lo han tenido”.¬†

 

 

As√≠ que cuando un amigo se va, y su due√Īo me dice ¬†entre lagrimas, “nunca m√°s volver√© a tener perro” , …. yo se que se enga√Īa,… yo se que su coraz√≥n necesitar√° volver a dar a otro perro el amor que estuvo dando durante tantos a√Īos, porque ese amor, ¬†tan puro, tan noble, tan incondicional, tan intenso, …. ese tipo de amor, solo¬†un perro lo sacar√° de t√≠ y lo tendr√° para t√≠.

 

 

Dra. Isabel Mayoral Lorente

LICENCIADA VETERINARIA.

Master Oncología. GPCert-Oncology. 

CL√ćNICA¬†VETERINARIA VORAMAR GOLF.¬†